DESCUBRIENDO CON EL TACTO

Imagina que te desconectaran el sentido del tacto, la desorientación seria incomparable. Imagina tocar un objeto o al darle la mano a alguien y no sientas absolutamente nada, que no pudieras distinguir si lo que tenemos en la boca es líquido o sólido, no sentir nada bajo los pies al andar,…

Los sentidos son nuestra principal fuente de recopilación de información. A través de los sentidos  conocemos el mundo en el que vivimos.

Todos los sentidos son de vital importancia. Pero quiero enfatizar en el sentido del tacto y no hablo solo de las palmas de las manos y los pies, hablo de todo nuestro cuerpo.

Los receptores sensoriales de la piel nos permiten realizar muchas destrezas y conocer mejor nuestro cuerpo. A través de dichos receptores, percibimos temperaturas, presión, humedad, texturas, contornos y dimensiones. Percibimos además dolor, aprendemos a localizar las partes de nuestro cuerpo y recibimos información de las posturas que adoptamos, de modo que nos ayudan también a estructurar nuestro propio esquema corporal.

Por esto y más es importante desarrollar el tacto, o los receptores sensoriales de la piel desde el nacimiento.

Ideítas para todas las edades:

  • Pásale el cepillo del cabello del bebé o niño, por el cuerpo, suavemente, sin olvidar las palmas de las manos y los pies.
  • Pasa lentamente piezas de ropa o trazos de tela de distintas texturas por el cuerpo de tu bebé o niño; toallas, piezas de algodón, seda, impermeable, cuero, lana etc.
  • Lleva a tu bebé a experimentar con la naturaleza, déjalo acostarse, gatear o caminar descalzo por la grama, permítele conocer las hojas, abrazar los árboles, jugar con la arena, tierra o fango.
  • Preséntale objetos ásperos, suaves, duros, blandos, húmedos, secos, fríos y calientes.
  • Prepárale bolsas selladas, con harina, otras con gel, otras con piedras, caracoles, salsas, etc. y haz de estas su juguete por un rato.
  • Hazle una piscina o cubo con objetos de diversas texturas.
  • Esconde objetos en arena o arroz por ejemplo para que el niño los encuentre.
  • Juega a pedirle descripciones de objetos que está tocando y sintiendo sin ver.
  • Pídele que dibuje líneas, formas, letras o números con los dedos en materiales como arena, plastilina, sal o gel.
  • Hazle una caja de sorpresas, donde busque lo que le pides sin ver, o explore objetos nuevos.

Son ideas, simples que podemos usar en casa y de manera costo efectivo. Nuestros niños están listos para aprender desde el nacimiento, no esperes más, educa creativo en casa. Se trata de jugar, jugar a aprender.

Recuerda: Todo individuo es diferente y su desarrollo es individual. Expón a tu niño a experiencias nuevas y veras como comienza a comprender el mundo que le rodea y se sentirá más feliz.

www.educacreativo.com
-B. Camilla Ortiz

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *