ÉCHAME LA CULPA

Hoy es 12 de septiembre a las 11:40am, de un precioso jueves en San Juan, Puerto Rico.

Hablemos de la culpa, esa que no tiene nombre o apellido. Esa que no todos sabemos asumir con responsabilidad.

Estaba en un cumpleaños con Max, y Max esta jugando y corriendo solo, cerca de la mesa del bizcocho, donde estaba otro niño de su misma edad, dándole sus buenos puños al globo decorativo. Max se acercaba a él y se alejaba entre ratos, como invitándolo a jugar. Finalmente el globo exploto’, y la mama’ del niño lo primero que GRITO, fue “Diantre estas fuere Maximus, explotaste la bomba.” Yo que soy una madre que no le quita el ojo de encima a su hijo, observe perfectamente como había sido su hijo quien lo había roto. Max dijo tranquilo “fue fulano”,… y la mama de la cumpleañera dijo “Eso no es nada, tranquilo”.

El niño que si había roto el globo, fue donde la mama’ llorando porque él sabía que lo había hecho, y la mama le dice, “Tranquilo, te asustaste, ese Max más malo rompió la bomba”.

MI cara valía un millón, pero mi silencio continuaba. Max estaba tranquilo y había seguido jugando como que con él no fue la cosa, porque efectivamente con él no fue la cosa.

En las reacciones de ambos, puedes ver como cada quien lleva su verdad.

Todos por dentro cargamos la verdad y con ella, la culpa o la calma de nuestros actos. De mas esta decir, que los padres debemos enseñar a asumir responsabilidad, pedir disculpas y reconocer el error. Pero en ocasiones nosotros no sabemos hacerlo y ese es el primer paso, perderle el miedo a las consecuencias para asumirlas con la responsabilidad que nos gustaría la asumieran nuestros hijos.

Con respeto,

-Brenda Camilla

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *