EL CUENTO DE MAX

Aqui en San Juan, Puerto Rico es 30 de agosto de 2019, y son las 9:56am

No sé si es muy temprano para ponerme intensa, pero es importante que sepan que mis emociones son extremistas. Si amo, amo con todo lo que conlleve, si me apasiono por algo, lo hago con toda la pasión que salga de mi pecho. Si me disgusto, no te mirare con el mismo respeto, por el resto de la vida. Así voy por la vida, dándolo todo o nada.

Siento que es justo eso lo que me ha llevado a las mejores experiencias, cuando lo das todo cada vez, descubres que cada vez es más potente y que no existe un límite en realidad.

Soy muy solitaria, si no tuviera un hijo, me la viviría en silencio. Pero como mi hijo es intenso como yo y le gusta hablar en cantidad, pues… hablamos. Me encantaría comentarte que ayer fuimos a comer y siempre ando equipada de juguetes y libros para entretenernos en situaciones como esas. Justo yo saque mi libro, porque soy un ratón de biblioteca que lee cada vez que puede.
Estoy leyendo “Solo para mujeres”, aunque llevo 3 años de libre albedrío. Me encanta leer de todo y en el libro de “Mujer, deja de disculparte”, lo mencionaron y lo compre en cuanto lo vi.
Le di un libro a mi hijo con varios de sus juguetes y me dice, “quiero el libro de mama’”.  Yo colaboro sin problema y se lo doy.

Él estaba muy intrigado “leyendo” mi libro, le pregunto qué está leyendo y me comienza a contar la historia…,

“Es el cuento de un doctor, que quiere curar a las personas, pero no habla como las personas, y las personas tienen miedo, pero él las puede curar. Era un doctor bueno, los puede curar, pero las personas no se pueden curar por el miedo al doctor.”

(De eso no trataba el libro, eso fue producto de su imaginación), pero me VOLO’ la cabeza.

Identifique en esa pequeña historia, cómo él percibe el miedo, cómo identifica el miedo en otros y las cosas que lo hacen sentir atemorizado, que es básicamente no comprender. La frase, “Los puede curar, pero no se pueden curar por miedo al doctor”, me dio vueltas en la cabeza por 20 minutos. Pienso que debe haber un mensaje oculto de la vida, en esas palabras. Igual lo comprendí como el queriendo ayudar a alguien, pero que como no son iguales, no se deja ayudar. Sentí que él está mostrando su perspectiva de la vida y que está siendo empático.

Fue muy emocionante para mí. Él me devolvió el libro, retomo’ su juego. Y yo acá decodificando la historia. Haciendo en mi mente de ese cuento un “bestseller”, como todo una emprendedora. Imaginando la portada desde lo más profundo de su imaginación. Viajando el mundo… (Suspiro)

Olvídalo…
Ayúdenme a ser más sencilla, POL FAVOL…. Esto de ser madre obsesionada con el desarrollo de su hijo, es fascinante y autodestructivo.

… ok

En fin, me emocione’.

En otros temas, gracias por estar aquí.

-Brenda Camilla

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *