TODO CAMBIA

Son las 9:22am del 3 de septiembre de 2019, en San Juan, Puerto Rico.

Aun Max no se adapta a la escuela, 3 semanas, de puro grito y llanto por no entrar. Los cambios no son faciles para nadie y todos nos ajustamos a nuestro ritmo, o no nos ajustamos y decidimos que ese no es el lugar, la forma o el camino…

Que pavor le tenemos al cambio. Qué necesidad tenemos de describirnos para que nadie se tome la libertad de juzgarnos. Esa inclinación a la justificación, por el miedo al rechazo y la incomprensión, que nos esclaviza.

Todo cambia, cambia el clima, cambia el humor, cambian las prioridades, así como todo cambia, que yo cambie no es extraño. ¿Por qué tanta insistencia a ser el mismo, si cambiar es parte natural del ser? Los aprendizajes nos cambian las perspectivas, nos da amplitud ante las posibilidades, nos invitan a crecer.

Nuestros hijos van a seguir modificándose con la vida, cambiando conductas, perspectivas, intenciones, prioridades y es así como debe ser. NO los etiquetes por quienes son hoy, en 5 años tendrán distinta su visión. AMA los cambios como una necesidad natural del ser y sal de tu zona cómoda como una necesidad básica del crecimiento.

Estuve hablando con un amigo que conozco sus sueños hace aproximadamente 7 años, y si los hubiera empezado el día en que me conto’ sus planes, ya hoy fuera una empresa estable y en función independiente y el estuviere tranquilo. Le pregunte’, justo ayer, por que no has empezado hacer vida tus sueños y me dice “Le tengo terror a no ver a mi hijo todos los días.”. Antes de juzgar, evaluar, comentar, objetar, o buscar un balde de agua con hielo para despertarlo del letargo, me detuve a pensar.

Descubría que es justo ese el mayor terror mío también, pero por esas mismas razones, emprendí. Entonces entendí, el problema no está en el miedo o en la inspiración, el problema está en cómo manejamos esa emoción. Emociones cambiantes, emociones estables, emociones que hacen casa en el corazón de gigantes esperando ser atendidos como una llama que arde, que quema y te invita al hacer y con el miedo como guardia te quedas en la misma silla, por el miedo a cambiar.

Ahora entiendo el cuento de Max, “Es un doctor bueno, los puede curar, pero las personas no se pueden curar por el miedo al doctor.”, es un mensaje directo sobre el rol del miedo en nuestras posibilidades. Me hizo entender, que su perspectiva sobre el mundo que le rodea es ver a una bola de pelotudos llamados adultos, con pavor a cada paso que dan, con infinitas posibilidades y llenos de miedo para volar. Con miedo a que su condición de vida cambie, sin pensar en que la vida que llevan no es la deseada. Con miedo a que algo pase, sin saber que aun haciendo nada, todo cambia.

Bye…

Buen día!

-Brenda Camilla

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *