VERBOS: EXTRAÑAR Y APRENDER

¡Aquí estoy!  Espero no me hayan extrañado hoy, porque extrañar pesa muchísimo a la mente y al corazón.

Yo extraño muchísimo a mi hermano que se fue desde hace 6 años a Estados Unidos y él era mi compinche de aventuras. También extraño a una persona que la vida me envió a modo de respuesta, pero en fin, son misticismos míos, que me voy a guardar pa’ que no se asusten.

Aquí estoy, el viernes, 6 de septiembre de 2019, a las 9:38pm, desde San Juan, Puerto Rico.

No me quiero ir por lo romanticón hoy, mejor hablemos del tiempo…

Hoy he hecho TANTAS COSAS hoy, que no sé cómo el tiempo me dio para todo.

Cómo pasa el tiempo con tanta rapidez y sin opciones. Cuando menos lo imaginas, ya los hijos están grandes y tomando decisiones. Luego vamos extrañando las oportunidades de estar presentes y sacar sonrisas.

Ya caí en lo romanticón otra vez, me resulta inevitable. Con el tiempo he aprendido cosas invaluables, pero el detalle es que ni nos damos cuenta de cómo pasa y ni que aprendemos, cuando ya estamos implementando estrategias que le achacamos a la vida de haberlas aprendido con el tiempo.

El tiempo es indetenible, indomable, consistente, atento, el tiempo es el líder de la vida. Es el que te avisa cuánta vida has perdido sentada esperando, es el que dice tu’ momento de dar órdenes a tus hijos acabó, el que te lleva a momentos que se quedan guardados en la memoria. Querido tiempo.

Mi verbo preferido es aprender. Una vez un profesor me dijo, “Aprendemos para enseñar, todo lo demás es puro egoísmo”, lo recuerdo como hoy. Despertó vocación, empecé a aprender con las ansias de enseñar, pero amé más el aprender que el enseñar. Entendí que educar, no es enseñar, educar es compartir ideas, perspectivas, miedos, sueños, comportamientos, datos,… y que enseñar es el resultado final, entre lo que damos, cómo lo damos y cómo lo reciben.

Entendí que nadie aprenderá si no está dispuesta a hacerlo. Entendí que yo solo soy mediadora de la enseñanza y no precursora. En fin, que gracias al querido tiempo seguimos aprendiendo.

Aunque hay viejitos, bah, que te preguntas que’ han hecho toda la vida,… pero eso es otro tema.

Mejor SAL a  VIVIR y haz de cada día una oportunidad.

Gracias por estar.

-Brenda Camilla

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *